Momias Chinchorro

Las momias Chinchorro del norte de Chile, las más antiguas del mundo conservadas intencionadamente por el hombre, han sido incluidas en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Las momias, descubiertas a principios del siglo XX, tienen más de 7.000 años de antigüedad, y son anteriores a las conocidas momias egipcias en unos 2.000 años.

Durante la cuadragésima cuarta sesión del Comité del Patrimonio Mundial, celebrada en línea desde Fuzhou (China), la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura introdujo el martes que había añadido el «asentamiento y la momificación sintética de la tradición Chinchorro» a la prestigiosa lista.

La UNESCO está validando a nivel mundial, por medio de diferentes consultores, que los asentamientos y la momificación sintética de la tradición Chinchorro tienen un valor distintivo, que tienen una importancia mundial», informó a la AFP el antropólogo chileno Bernardo Arriaza.

Según un comunicado de prensa en la página web de la UNESCO, se han añadido tres sitios web relacionados con la momificación Chinchorro: Faldeo Norte del Morro de Arica y Colón 10, cada uno en Arica, y Desembocadura de Camarones, un pueblo a unos 100 kilómetros al sur.

Los Chinchorro han sido pescadores y cazadores-recolectores que vivieron en el sur de Perú y el norte de Chile hace más de 7.000 años. Tres sitios web relacionados con sus prácticas de momificación, todos ellos cerca de la metrópoli de Arica, han sido inscritos en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Juntos dan testimonio de una tradición de cazadores-recolectores marinos que residieron en la árida y hostil costa norte del desierto de Atacama, en el extremo norte de Chile, desde aproximadamente el año 5450 a.C. hasta el 890 a.C.», declaró el grupo.

Los yacimientos relacionados con las momias Chinchorro del norte de Chile, que preceden en unos 2.000 años a las momias más conocidas de Egipto, han sido incluidos en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO

La propiedad presenta la prueba arqueológica más antigua conocida de la momificación sintética de nuestros cuerpos con cementerios que comprenden tanto cuerpos momificados artificialmente como algunos que se han conservado debido a las circunstancias ambientales», añadió la UNESCO.

Los cadáveres conservados «poseen cualidades materiales, escultóricas y estéticas que se presume reproducen la posición elemental de los inútiles en la sociedad chinchorro».

También se han encontrado en los sitios herramientas fabricadas con materiales minerales y vegetales, además de sencillos artefactos fabricados con hueso y conchas ‘que permitían una explotación intensiva de los recursos marinos’.

El análisis de la química de los huesos y de los montones de conchas desechadas aconseja que el 90 por ciento del régimen alimenticio de los Chinchorro era marisco.

Se cosía una gruesa cabellera negra en el cuero cabelludo y los cadáveres se pintaban de rosa o negro. Los bebés parecían obtener las terapias más ornamentadas, lo que lleva a algunos consultores a imaginar que la momificación era un método para que las familias lloraran sus muertes tempranas.

Los Chinchorro han sido pescadores y cazadores-recolectores hace más de 7.000 años en el pasado en un espacio donde el desierto y el Océano Pacífico se encuentran en lo que es en este momento el sur de Perú y el norte de Chile.

Una de las momias llevaba una línea de puntos en forma de bigote sobre el labio superior, que se cree que simboliza la prueba directa más antigua de tatuaje en el hemisferio occidental.

El proceso de momificación consistía en eliminar los órganos, los intestinos y los tejidos, arrancar la piel y volver a montar el cadáver con palos y pelo de animal.

Las momias Chinchorro son las más antiguas del mundo de las que se sabe que han sido conservadas a propósito por personas. Los cadáveres se solían pintar de rosa o negro, utilizando polvo, pigmentos, manganeso y óxido de hierro.

Se cosía una gruesa cabellera negra en el cuero cabelludo y los cadáveres se pintaban de rosa o negro utilizando polvo, pigmentos, manganeso y óxido de hierro.

Hasta ahora se han descubierto más de 300 momias Chinchorro, entre rosas, negras y vendadas.

Hasta el momento, se han descubierto más de 300 momias Chinchorro, junto con las rosas, las negras y las vendadas

‘Estos cuerpos están hechos muy finamente por especialistas. Hay una sutileza, una creatividad por parte de estas primeras poblaciones’, afirmó Arriaza, director del Centro Chinchorro de la Universidad de Tarapacá en Arica.

A diferencia de los egipcios, que reservaban la momificación a la realeza, los Chinchorro «desmembraban y recomponían sistemáticamente los cuerpos de hombres, mujeres y jóvenes fallecidos de todo el espectro social», según la UNESCO.