La pandemia afectó la producción agrícola

Según un informe del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA), se espera que la producción y la exportación de uvas de mesa, manzanas y peras disminuyan este año.

Las temperaturas moderadas y las precipitaciones inesperadas durante los meses de verano acabaron provocando una disminución de los rendimientos, según el informe.

Las intensas precipitaciones fueron las que más afectaron a los cultivos de uva de mesa, con un descenso de la producción y las exportaciones de alrededor del 21% durante la campaña 2020-21, con un total de 615.000 toneladas métricas (TM) y 475.000 TM, respectivamente.

La producción de manzanas alcanzará las 1.095.000MT, con un descenso del 4,8 por ciento, y las exportaciones 647.000MT, con un descenso del dos por ciento interanual.

La producción y las exportaciones de peras experimentarán un descenso del 9,1 por ciento, hasta las 200.000MT, y del 8,6 por ciento, hasta las 106.000MT, respectivamente.

La superficie plantada de uva de mesa en Chile ascendió a 45.489 hectáreas (ha), un descenso de casi el 5 por ciento respecto a la temporada 2019-20.

Esta disminución de la superficie plantada y las inesperadas lluvias de entre 25mm y 70mm en varias zonas, impactaron en la uva de mesa durante un momento crítico de su temporada.

Estados Unidos es el principal mercado para exportar

Teniendo en cuenta los daños, se estima un descenso interanual del 22% en las exportaciones. Estados Unidos sigue siendo el principal mercado para las exportaciones de uva de mesa chilena, representando el 46 por ciento del total, viendo una caída del 6,7 por ciento respecto a la campaña 2018-19.

China es el segundo mercado principal para las uvas de mesa chilenas y vio un aumento del 5,1 por ciento con respecto al año de comercialización 2018-10. Durante la temporada 2019-20, las exportaciones a los Países Bajos y al Reino Unido crecieron un 17,9 por ciento y un ocho por ciento, respectivamente.

Los datos de la Oficina de Estudios y Políticas Agrarias (ODEPA) del Ministerio de Agricultura de Chile confirman la tendencia a la baja de las exportaciones de uva de mesa chilena.

Las condiciones de invierno y primavera fueron favorables para la producción de manzanas, las temperaturas moderadas durante el verano y las precipitaciones de finales de enero y la menor disponibilidad de mano de obra redujeron el potencial para obtener mayores rendimientos.

A raíz de la disminución de la producción, las exportaciones a los EE.UU. se redujeron en un 33,8 por ciento en la temporada 2019-20 debido al aumento de la oferta disponible en el mercado estadounidense.

Los datos de enero y febrero de 2021 muestran que las exportaciones de manzanas chilenas disminuyeron un 25 por ciento en volumen y un 20,6 por ciento en valor con respecto al mismo período de 2020, con un total de 10.404 TM y 9,5 millones de dólares.

No solo fueron las uvas: Una reducción generalizada en la exportaciones

Aunque el proceso de cosecha y exportación de manzanas chilenas avanza a un ritmo más lento que el año pasado, los datos de los dos primeros meses no son suficientes para identificar una tendencia a la baja.

La reducción de las peras se debe a una menor superficie plantada durante la temporada 2020-21 y a una caída de los rendimientos debido a las temperaturas más frías del verano.

Además, la cosecha de peras 2020-21 se ralentizó debido a la menor disponibilidad de trabajadores, lo que disminuyó la productividad y aumentó los costes de producción para los agricultores.

En la temporada 2020-21, las exportaciones de peras de Chile cayeron un 21,1% en volumen interanual, totalizando 12.561MT y 13 millones de dólares.